fbpx

El uso obligatorio de mascarillas para prevenir el contagio por Coronavirus ha hecho que muchos usuarios se quejen de la incomodidad que les producen y del mal olor que desprenden. Es más, muchos pacientes se quejan de sufrir mal aliento a causa de la mascarilla. Lo cierto es que las mascarillas no causan el mal aliento y, si se hace un uso adecuado de ellas, no deben oler mal. En Clínica Dental Equipo de la Torre te explicamos la realidad de por qué sucede el mal olor.

¿Por qué huelen mal las mascarillas?

El oxígeno se filtra adecuadamente a través de la mascarilla y no provoca desequilibrios en la flora bucal ni ninguna alteración, pero parte del aire que exhalamos se queda durante un mayor tiempo en contacto con nuestro sistema olfativo. De esta manera, las personas que ya sufrían mal aliento o halitosis se percatan de este hecho.

Por tanto, el mal olor del aliento no se debe al material de las mascarillas ni al uso de estas, es un problema anterior que se hace evidente. También hay que tener en cuenta que, al hablar y respirar, pequeñas gotas de saliva se quedan en la mascarilla y al secarse pueden causar mal olor. Por eso es tan importante respetar la vida útil de las mascarillas:

  • Las quirúrgicas tienen unas cuatro horas de uso. Tras este tiempo, su material se satura, no filtra adecuadamente y el mal olor se incrementa, por lo que hay que desecharlas.
  • Las FFP2 tienen una durabilidad de 24 horas de uso y, al igual que las anteriores, hay que tirarlas pasado este tiempo.

¿Cuáles son las verdaderas causas de la halitosis?

Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), el 30% de la población adulta padece o ha padecido halitosis o mal aliento y el 90% de estos casos está directamente relacionado con algún problema bucodental.

La causa principal del mal aliento suele ser una mala higiene dental. Para evitarlo, es recomendable:

  • Cepillar los dientes tres veces al día, después de cada comida.
  • No olvidarnos de limpiar la lengua, puesto que suele retener restos de alimentos.
  • Usar hilo dental y enjuagues bucales.
  • Visitar al dentista cada 6 meses y realizar una limpieza si el profesional lo considera necesario.

Además, el mal aliento puede deberse a otras causas como infecciones o problemas en las encías que pueden complicarse. Por lo que, si se detecta mal aliento, es imprescindible visitar al dentista cuanto antes.

¡Te ayudamos a tener un aliento fresco y una boca sana!

¿Quieres más información sobre nuestro plan de tratamiento?
Conoce nuestras ventajas y solicita tu 1ª consulta gratuita.

También te interesará esto

Start typing and press Enter to search

Blanqueamiento dental no daña dientes