fbpx

Hace solo unos días conmemoramos el Día Mundial Contra el Cáncer, una cita en la que los organismos públicos y las diversas instituciones médicas recordamos la importancia de la prevención y de un diagnóstico precoz en la lucha contra esta enfermedad.

En lo referente al cáncer oral, los datos muestran la preocupante realidad en la detección temprana de la patología. Según el Consejo General de Dentistas de España, solo un 25% de los casos se diagnostican de forma precoz. Además, informa de que el cáncer oral es la causa de 1.500 muertes anuales, 500 más que los accidentes de tráfico. La Organización Mundial de la Salud (OMS) predice un aumento de esta enfermedad en los próximos años.

Factores de riesgo del cáncer oral

El estilo de vida del paciente tiene un papel muy importante en la aparición de esta enfermedad, aunque también influyen otros aspectos, como la genética y el medio ambiente.

Los factores de riesgo más comunes son el consumo de tabaco y/o alcohol, principalmente, seguidos de una mala higiene bucodental, una alimentación inadecuada o algún tipo de infección o virus, entre otros.

¿Cómo detectar esta enfermedad?

El cáncer oral suele manifestarse a modo de herida, úlcera, bulto o mancha que, tras varias semanas, no mejora ni desaparece. Las alteraciones más comunes aparecen en zonas como los laterales de la lengua, el suelo de la boca, el área posterior al último molar inferior, la encía, la mejilla, el labio y el paladar.

Se recomienda que los pacientes se realicen autoexploraciones cada seis meses, sobre todo aquellas personas de más de 40 años. Además, es fundamental visitar de forma periódica al dentista, y siempre que detectemos cualquier tipo de alteración que no desaparece en unas semanas.

Aprende a autoexplorar tu boca

Sitúate frente a un espejo con bastante luz y palpa todas las zonas de la cavidad oral. De este modo, podrás detectar cualquier alteración. Sigue siempre el mismo orden de exploración, comienza por los labios y continúa hacia los carrillos, paladar, lengua y suelo de la boca. Las encías se examinan también en cada área correspondiente.

Labios: inspecciónalos desde el exterior hasta la zona húmeda, prestando atención a las comisuras y los frenillos.

Carrillos: explóralos desde la comisura hasta la zona posterior, y del surco superior al inferior.

Paladar: en él encontrarás rugosidades palatinas con bultos duros y prominentes sin carácter patológico. Analiza la campanilla y comparar los dos lados de esta. Las diferencias entre ambos lados puede ser síntoma de alguna alteración.

Lengua: muévela en todas las direcciones para comprobar que no existe ninguna dificultad en el movimiento. Examina también sus bordes y la punta.

Suelo: recórrelo con la lengua y pálpalo de atrás hacia delante. Las varices son frecuentes en esta zona, por lo que no debes alertarte.

En Equipo de la Torre estamos a tu disposición para resolver cualquier duda que tengas al respecto. Recuerda que la detección temprana es fundamental para curar esta enfermedad.

También te interesará esto

Start typing and press Enter to search

Tratamiento apnea del sueñoLáser diodo Odontología Madrid