fbpx

La diabetes es una patología muy extendida entre la población adulta. Según los datos del Estudio dia@betes.es, el 13,8% de los españoles mayores de 18 años sufre diabetes de tipo 2. ¡Eso son más de 5 millones de personas!

Si tú también formas parte de este grupo, seguramente conoces los principales síntomas o efectos colaterales de la diabetes en tu salud oral, como la sequedad bucal, o la mayor probabilidad de padecer enfermedades en las encías.  

Pero el Estudio dia@betes.es, además, arroja otro dato muy preocupante: de esos 5 millones de españoles diabéticos registrados… ¡el 43% desconocían padecer la enfermedad! Esto es especialmente grave, porque el tratamiento precoz de la misma es el que evita complicaciones en otras zonas del organismo, como los riñones, el corazón o la vista.

Este hecho hace todavía más necesario estar atento a nuestra dentición y encías, porque, además de ser importantes por sí mismas, también pueden avisarnos sobre la diabetes.

El círculo vicioso entre la diabetes y la periodontitis

Las enfermedades de las encías tienen dos nombres distintos que, más que definir dos patologías diferentes, describen dos etapas del mismo problema:

  • La gingivitis es la primera etapa: las bacterias patógenas infectan la encía, causando inflamación, enrojecimiento y sangrado de las mismas.
  • Si no se trata, lo normal es que la infección penetre bajo la encía, que es lo que llamamos periodontitis. El sarro y la placa forman bolsas periodontales bajo la encía, y atacan la raíz del diente e incluso el hueso de soporte. En última instancia, la pieza se mueve y cae.

¿Qué relación guarda la periodontitis con la diabetes? Pues una relación doble: por un lado, está demostrado que entre pacientes diabéticos es mayor la incidencia de periodontitis.

Por otro lado, la enfermedad de las encías altera la bioquímica de la cavidad bucal, y afecta así al resto del organismo, pudiendo causar enfermedades como la diabetes, al alterar el control de la glucemia en sangre.

Se crea así un círculo vicioso entre estas dos enfermedades, que se retroalimentan, por lo que cualquier paciente diabético debe tener especial cuidado para no ver su dentición dañada de forma irreversible, ni agravada su enfermedad.

 

 

Si tengo periodontitis, ¿puedo ser diabético?

No necesariamente, pero sin duda puede ser una señal, y también puede desatar la enfermedad.

Por ello, a partir de ciertas edades, y especialmente si tienes antecedentes familiares, ante una periodontitis no sólo es necesario acudir a tu clínica dental: también es recomendable pedir cita con el médico familiar para realizar una analítica que descarte (o descubra) la diabetes.

Claro que, antes de todo esto, lo primero que debes tener controlado es la prevención de las enfermedades orales.

Consejos de cuidados bucodentales para diabéticos

  • Elimina el tabaco. Sabemos que puede parecerte una tarea titánica, pero el perjuicio que le causas a dientes y encías siempre se acaba pagando, y aumenta la probabilidad de infección bacteriana.
  • Seriedad con el cepillado: cada comida debe rematarse con un cepillado dental. ¡No les dejemos provisiones a las bacterias! Ese cepillo debería ser de cerdas de dureza media o suave, para no ser demasiado agresivos con la encía. Además, debería cambiarse cada dos o tres meses para una limpieza óptima.
  • El hilo dental no es una exageración de maniáticos: es el mejor sistema para eliminar hasta el último resto en rincones a los que no llega el cepillo. Por tanto, te conviene utilizarlo en cada cepillado o, como mínimo, en el de antes de ir a dormir.
  • El colutorio debe usarse una vez al día para rematar las bacterias patógenas y dejar tu boca en condiciones óptimas de limpieza. Tu dentista de confianza te indicará el mejor para tu caso.
  • La autoexploración es importante porque nos hará acudir a la clínica en cuanto detectemos un síntoma. Pero aún más importante es acudir a las revisiones semestrales o anuales con tu dentista. ¡Que no se pase nada por alto!

En realidad, todos estos consejos son válidos para el 100% de la población, ya que una correcta higiene bucodental es el mejor preventivo para la mayoría de las patologías. Pero si eres diabético, o crees que puedes serlo, ya has visto que te conviene especialmente seguirlos.

¡Contacta con nosotros si tienes alguna duda a este respecto! Estaremos encantados de estudiar tu caso, orientarte y ayudarte a cuidar de tu sonrisa.

También te interesará esto

Start typing and press Enter to search

OdontofobiaCómo actuar ante una fractura dental